miércoles, 1 de abril de 2009

Diseño con responsabilidad social


"Good Design Enables, Bad Design Disables", este slogan del instituto para el diseño y la discapacidad resalta la importancia del papel del diseñador enfocado a este campo como agente de cambio, como optimizadores de aquellas condiciones físicas y emocionales de personas con algún tipo de dificultad.

En mi último semestre desarrollé mi proyecto de grado dirigido al campo de la salud, el tema fue la disfunción radial que consiste en la incapacidad de la mano para realizar movimientos de extensión, pronación y supinación, pese a ser un trastorno no permanente trae consigo múltiples alteraciones de índole emocional, son largos meses sin posibilidad de mover la mano con propiedad.

El producto a diseñar fue una ortesis, consultando el estado del arte encontré un gran número de alternativas pero la mayoría de ellas confluían en lo mismo, por tanto las falencias eran comunes. Mi hipótesis se mantuvo en el cambio de material principalmente y el fin hacer de la ortesis un elemento mas coherente con las necesidades del paciente.

El resultado es Proken, una ortesis totalmente flexible que a partir de elementos elásticos internos y externos mantiene la mano en la posición neutra requerida para la protección de ligamentos y musculatura y faculta la realización de movimientos temporalmente impedidos a través de un elemento mas amable con el usuario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario